salud y bienestar

6 claves para prevenir las infecciones de orina

Cuidado con las infecciones de orina.
Pueden parecer poca cosa, pero si derivan en complicaciones muy graves si descuidas su tratamiento!
Ojo!

 

¿Te persiguen las infecciones de orina?

Las mujeres somos más propensas que los hombres a sufrir esta infección, pero con estos consejos la mantendrás alejada.

Por nuestra disposición anatómica, con una uretra más corta y expuesta que la de los hombres, las mujeres somos más propensas a sufrir infecciones urinarias. Son molestas, dolorosas y pueden llegar a causar complicaciones muy graves si no se tratan adecuadamente. En el caso de las deportistas, la prevención se complica a causa de la humedad que se produce a causa del sudor durante nuestros entrenamientos.

  • Vigila tu estilo de vida: las infecciones de orina son algunas de las más frecuentes en mujeres. No obstante, si tienes infecciones de repetición (de este o de cualquier otro tipo), es posible que tus defensas estén debilitadas. Consulta a tu médico. Mientras, te conviene moderar tus niveles de estrés, descansar más y mejorar tu alimentación.
  • Toma arándano rojo: entero, en zumo o en un complemento alimenticio. Una sustancia presente en este fruto previene la adherencia de la bacteria E Coli (causante del 75 % de las cistitis) a las paredes de la vejiga.
  • Bebe abundante agua. Tus necesidades aumentan con los entrenamientos. Y trata de orinar con frecuencia, aunque no tengas ganas.
  • Si usas ropa interior cuando entrenas, que sea de un tejido técnico que no retenga la humedad. De nada sirve comprarte una malla transpirable de última generación si debajo llevas una braguita de algodón. Pese a esto, el algodón sí que es el mejor material para tu ropa interior durante el resto del día.
  • Dúchate inmediatamente después de entrenar y evita permanecer con la ropa húmeda más tiempo del imprescindible. Siempre mejor ducha que baño porque el agua corriente previene la acumulación de bacterias.
  • Extrema la higiene con tus culotes de ciclismo. Son prendas acolchadas, que absorben la humedad (y las bacterias) y que además vas a llevar puestas muchas horas, en caso de que realices una ruta larga. Por eso, debes lavarlos con un buen detergente y agua caliente o usar secadora, aunque eso limite mucho (lo sabemos) la vida útil de las prendas. Y, por supuesto, quitarte el culote y darte una ducha tan pronto como te sea posible.

¿Sabías qué…?

Un 50% de las mujeres sufrirá una infección de orina a lo largo de su vida según un informe del “Centro de Información de la Cistitis”. Es más, una de cada cuatro españolas habrá padecido esta enfermedad antes de que acabe el año.

GRACIAS SPORTLIFE!