entrenamiento

Con el frío, ¡Anímate con el ciclocross!

Ahora que llegan los fríos estos siberianos, que mejor que darle a los pedales con una modalidad que cada día me llama más la atención por entretenida!

Venga venga!!!

¿Te animas con el ciclocross?

¿Quieres mantenerte en buena forma este invierno? La intensidad del ciclocross es una excelente opción ya vengas del running, del mountain bike o del ciclismo de carretera.

 

Llega el frío y termina la temporada de ciclismo en carretera. Tranquilo, eso no implica que tengas que guardar la bici, puedes seguir pedaleando. La llegada del invierno está directamente relacionada con esta modalidad de la que os quiero hablar hoy.

El ciclocross (CX) nace en 1902 debido sobre todo a la escasez de carreteras asfaltadas y a que, en ocasiones, había que bajar de la bici para superar obstáculos. Hoy quiero compartir algunos consejos para que te animes a practicar ciclocross y pruebes algo diferente al mountain bike, al ciclismo de carretera y, por qué no, también al running.

Hablamos de la máquina

La bicicleta de ciclocross es muy similar a la de carretera. Algunas diferencias o casi todas tienen que ver con el terreno por el que vamos a rodar. Los neumáticos son más anchos y tienen más taco. Recordamos que el barro, la arena, la tierra… estarán presentes en nuestras rutas o competiciones. También la caja de pedalier está más alta de lo normal para evitar que los obstáculos choquen en la parte baja del cuadro.

Los frenos más utilizados eran los de cantiléver, aunque ahora se han instaurado los de disco. Ambos permiten que haya espacio para neumáticos más anchos y también más espacio para que el barro no se acumule. Pero sin duda, el disco tiene una mejor calidad de frenado. Los desarrollos también cambian y varían en función del circuito o terreno que nos encontremos.

El monoplato es común en estas bicis, al igual que en la mayoría de mtb de competición actuales. De esta manera se evitan salidas de cadena y se aminora peso. Para poder ir agarrados en la parte alta del manillar, lo más parecido al agarre que llevamos en BTT y poder frenar desde esa posición, se pueden adaptar manetas de mountainbike.

De esta manera puedes frenar desde arriba y también con las manetas convencionales como las que lleva una bici de carretera. Los pedales son similares a los de montaña, con agarre por las dos caras. Ya tenemos la bici preparada, ¿listo para disfrutar?

DE LA CARRETERA AL CICLOCROSS

Eres ciclista de carretera. Durante el año entrenas para mantenerte en forma o para preparar algún reto, alguna marcha cicloturista. Eres de los que no te gusta parar del todo en invierno y quieres seguir pedaleando. Esta modalidad se adapta perfectamente a las características de un ciclista de carretera aunque debes introducir algunos cambios en tu preparación.

¿Te animas con el ciclocross?

Qué puedes aprovechar

  • Tu base y kilómetros sobre la bici de carretera. Esas horas sobre el sillín se pueden aprovechar ahora.
  • Tu físico está acostumbrado a una postura similar a la que se adopta en ciclocross. Tu bici es parecida a la que vas a utilizar, únicamente cambian los neumáticos, la geometría del cuadro y pocos detalles más. Incluso, si tu bici de carretera lleva discos, tendrás el mismo tacto de frenada que en la de ciclocross.

Qué debes introducir

  • Trabajo más explosivo en el entrenamiento. En carretera el fondo es habitual. También hay un trabajo de series para mejorar en puertos, pero el ciclocross es muy explosivo. Poco tiempo a mucha intensidad.
  • Debes, poco a poco, comenzar a correr a pie. Hay obstáculos en los que tendrás que bajarte de la bici para superarlos. En carretera eso no ocurre pero en ciclocross está a la orden del día. También es importante que entrenes el cómo bajarte de la bici. Es algo similar a las transiciones en triatlón y sirve para no perder tiempo a la hora de pasar obstáculos.
  • Trabajo de fuerza en el gimnasio para fortalecer rodillas, tobillos y tren superior. Este trabajo es importante en cualquier disciplina, pero más aún en ciclocross. El terreno es muy inestable y los tobillos y demás articulaciones sufren mucho cuando te bajas de la bici. También hay que cargar con la bici, y el tren superior ha de estar preparado.
  • Mejorar la técnica. En carretera no te encuentras situaciones tan técnicas como las que surgen en ciclocross. El barro, la arena o la tierra aparecerán seguro. Además de tablones, troncos o escaleras que a veces y dependiendo de la destreza se pueden pasar sin bajar de la bici. Vete a un parque y trabaja tres días a la semana estos diferentes casos, lo agradecerás.
  • Si vas a participar en alguna prueba, el aspecto psicológico cambia mucho. En una prueba de fondo la salida no es importante. Hay muchos kilómetros por delante que te permiten reaccionar a situaciones. Aquí el tiempo vuela y la salida es lo más importante. Hacer rodillo antes y estar muy concentrado desde el principio te vendrá genial.

DE LA BICI DE MONTAÑA AL CICLOCROSS

Eres ciclista de mountain bike y durante el año haces tus salidas con amigos o solo para participar en marchas o pruebas por etapas. El invierno es una época en la que también se puede pedalear por el monte, además estás más protegido del frío y se agradece, pero quieres desconectar un poco para volver a cogerlo con ganas más adelante. El ciclocross es una muy buena opción y además tienes mucho trabajo hecho.

¿Te animas con el ciclocross?

Qué puedo aprovechar

  • Tengo bastante técnica adquirida, aunque no es lo mismo pasar obstáculos y terreno complicado con la de montaña que con la bici de ciclocross. La amortiguación delantera o doble que lleva la btt unida a la mayor anchura de neumático hace que los obstáculos sean más difíciles, pero tenemos la base técnica.
  • En pruebas de mtb también tengo que poner pie a tierra para pasar ciertas zonas. Aún así no tienen mucho que ver con las que se afrontan en el ciclocross. Escaleras, tablones y, sobre todo en determinadas pruebas, mucho barro.
  • Tienes buen tacto para las presiones de ruedas. En carretera acostumbramos a llevar las ruedas muy hinchadas para que deslicen mejor en el asfalto. En mtb y ciclocross la presión en ocasiones hace que la rueda casi vaya en “llanta”.
  • Comentaba que la salida en las pruebas de ciclocross es fundamental para coger una buena posición. Tener práctica a la hora de enganchar los pedales juega a tu favor. El pedal es el mismo que el de mountain bike, lleva enganche por ambas caras
  • El ciclista de mtb acostumbra a trabajar más el tren superior que el de carretera. Necesita más fuerza para afrontar descensos de rocas, tirar constantemente del manillar hacia arriba…y ese trabajo nos viene bien para el manejo de la bici de ciclocross.
  • Si eres un ciclista de Rallye XC tendrás mucho ganado a nivel de explosividad sobre la bici. Son pruebas también muy cortas, no tanto como las de ciclocross, pero aun así es una ventaja sobre los que están acostumbrados a las largas distancias.

Qué debo introducir

  • Si eres un ciclista de mtb maratón deberás trabajar más la explosividad. Un buen preparador físico te puede ayudar a trabajar series acordes a tus ritmos cardiacos o de vatios.
  • La posición sobre la bici de ciclocross es menos cómoda que la que se lleva en montaña. El manillar está más bajo y la espalda va más tumbada. El manejo de la bici cambia y la distribución de masas también.

Del running al ciclocross

Al empezar en esto de la bici, hace ya 25 años, me dijo algo mi preparador: “Para ser un buen deportista, en la disciplina que sea, has de ser un buen atleta”. En invierno acostumbrábamos a correr a pie y a darnos largas caminatas por el monte. Era una manera de seguir trabajando la frecuencia cardiaca y cambiar de modalidad deportiva, algo esencial para la cabeza. El running se ha convertido en uno de los deportes más practicados junto con la bici (mtb, carrretera, triatlón, gravel, ciclocross). ¿Te animas a pedalear?

¿Te animas con el ciclocross?

Qué puedo aprovechar

  • Siempre que haya que afrontar obstáculos, con la bici sobre el hombro, seremos los que menos tiempo perdamos. Acostumbrados a correr, nuestras articulaciones y musculatura no lo acusarán tanto. Eso sí, cuidado porque a veces el terreno es una auténtica pista de patinaje y no es lo mismo hacerlo sin nada a hacerlo con la bici que portas.
  • La intensidad con la que se trabaja en el running es alta. Puedes hacer la prueba y verás cómo te sofocas mucho más al darte una carrera de 200 m que un sprint en bici. El motivo es que el running moviliza más músculos que los que movilizas sobre la bici y por tanto el corazón tiene que bombear más sangre. Esto, para algo tan explosivo como el ciclocross, es ideal.
  • La duración de las pruebas es bastante parecida a lo que podemos correr normalmente. 50 minutos o 1 hora suele durar la competición de ciclocross y una salida corriendo de esa duración es bastante habitual en las personas que practican running.

Qué debo introducir

  • Tengo poca técnica. Necesito familiarizarme con la bicicleta y sentirme cómodo sobre ella. No, necesito lo mejor para empezar, algo sencillo que me permita ir cogiendo confianza en los distintos terrenos. No comiences directamente en barro o en terreno complicado. Vete con la bici de ciclocross al asfalto y, si puedes, a un carril bici, parque o velódromo. Estarás lejos de los coches y podrás ir adquiriendo destreza sin riesgos. Recuerda que sí que hay otros ciclistas y debes respetarlos.
  • Pon tu bici a medida, nuestros compañeros de la carretera y del mtb ya conocen su altura de sillín, longitud de bielas, potencia y la distancia de sillín a manillar.
  • Aprende a manejar el cambio para anticiparte a las dificultades que te puedas encontrar. Si entras en una dura subida de ciclocross con un desarrollo muy duro…no subirás. Ya sé que corres muy rápido, pero esto va de ir todo el tiempo que puedas sobre los pedales.
  • Debes acostumbrarte a pedalear con otros compañeros cerca. Corriendo mantienes tu posición, pues aquí también es importante hacerlo.

En definitiva, estamos ante una de las modalidades del ciclismo más entretenidas y espectaculares. Cada vez hay más tradición en España, lejos de Bélgica y Holanda, pero con mucho calendario para elegir una fecha y conocer de cerca una de estas competiciones.

Y si no te apetece ponerte un dorsal, hay multitud de circuitos ideales para este tipo de bici en los que te lo pasarás igual de bien compitiendo contra ti mismo.** ¡No tenéis excusa ciclistas, bikers, runners… el barro os espera!**