entrenamiento corredores

Volver a correr tras una lesión

Ahí os dejamos un poco de humor runner!!
Del bueno bueno. No te lo pierdas, te sentirás identificado!!

Yeah!!

 

Cómo volver a correr después de una lesión, por Dakota Jones

El hilarante proceso de recuperación en 12 pasos del joven corredor norteamericano
 
Cómo volver a correr después de una lesión, por Dakota Jones

En mi artículo del mes pasado ya te expliqué qué hacer cuando estás lesionado. Como estoy seguro que lo leíste y me hiciste caso, este mes quiero continuar en esta línea con una descripción de cómo volver a correr después de una larga lesión.

Lo más importante es recordar que correr no es sencillo, si lo fuera… ¿Cómo venderían las marcas sus productos con luces en las zapatillas o bolsas de hidratación hasta en la gorra?

Si quieres empezar a correr de nuevo, sigue mis doce pasos. El futuro ya está aquí y lo tienes ante ti. Eres un tipo con suerte por haber encontrado este artículo.

1. Fíjate en la gente. Al estar lesionado te has alejado de la vida normal. Has pasado mucho tiempo encerrado en casa comiendo pizza y donuts. Probablamente te has olvidado de cómo viven tus vecinos y estás lleno de desconfianza. El mundo parece ahora lleno de peligros y gente peligrosa… La primera etapa es observar con atención a tu alrededor. Esto te llevará unos tres días.

2. Compra sano. Correr es más que un deporte, es un estilo de vida. Olvida las pizzas y los donuts. Con un sólo movimiento puedes hacer dos cosas: ir al mercado a comprar todo lo necesario para hacer una buena ensalada fresca y así ya vas socializando también un poco.

3. Revisa todos los vídeos sobre running. Has sobrevivido a tu primera salida al mundo real, el Súper estaba lleno de gente, pero lo has superado. Ahora quieres volver a probar, quieres salir… ¡A correr! Pero espera, quizá aún no estés preparado del todo. La mejor forma de reconstruir tu confianza es ver vídeos de running. No te pierdas los de Salomon, o Unbreakable de JB Benna, Kissing the rock de Matt Trappe, Life in a day de Billy Yang… Tienes que verlos todos.

4. Vuelve a mirar a la gente. Ver todos esos vídeos te llevará otros tres o cuatro días. De nuevo habrás olvidado cómo es el mundo ahí fuera, vuelves a desconfiar… Toca volver a mirar a la gente, mejor desde la ventana, no hay por qué asumir más riesgos de momento. Intenta reconstruir tu confianza ante el mundo exterior.

5. Prueba a correr. ¿Tienes algo más de confianza? Quizá tu momento haya llegado. Para comenzar, corre solamente un kilómetro, a ser posible alrededor de la manzana de tu casa. El mundo es grande y ruidoso, vete poco a poco.

6. Siéntete realmente emocionado de volver a correr. Correr es el mejor deporte del mundo. Recuerda esto en tu primera salida alrededor de la manzana de tu casa. Reflexiona sobre cuánto te gusta correr y no pienses en nada más.

7. Corre todo lo que puedas. Correr es increíble, por lo tanto, más es mejor, siempre. ¡Siente las sensaciones olvidadas! ¡Corre, corre, corre!

8. Acepta la nueva lesión. No olvides que el cuerpo humano tiene límites. ¿Recuerdas la primera vez que te lesionaste? ¿Fue por correr demasiado? Pues sí, quizá hayas estado mucho tiempo sin correr pero ahora has vuelto y te has pasado. Tu cuerpo había perdido parte de su fuerza, estás débil.

9. Reinicia el proceso de curación. A pesar de haber pasado tanto tiempo, parece que sigues lesionado, que aún no te has recuperado del todo… Te recomiendo volver a leer de nuevo mi artículo del pasado número de Trail Run.

10. Formula un plan de recuperación. Es más simple de lo que piensas. La clave es comenzar a correr muy pocos kilómetros y a ritmos suaves. Corre un poco más cada semana, especialmente cuando pienses que podrías correr más. ¡Lo más importante es la paciencia! Espera ocho semanas, por lo menos. Te lo digo en serio.

11. Cúmplelo. Sabías todo el tiempo que necesitabas para recuperarte, ¿no? Pero no te escuchaste a ti mismo. ¿A que sí? Te sientes un poco estúpido, ¿verdad? Pues ahora no caigas en los mismos errores y ¡Sigue el p… plan!

12. Da una fiesta. Todo el mundo se lo pasa genial en tus fiestas. Cuando estés recuperado, invita a tus amigos a casa, sirve comida sana y márcate un baile encima de la mesa. Pero cuidado, no te caigas de la mesa, y si te caes, ya sabes: regresa a la primera etapa.

Una vez más, aquí tienes otro de mis planes infalibles para superar los escollos de la vida. Para disfrutar corriendo hay que estar un poco loco y vosotros sabéis que todos lo estamos. Ese punto es necesario para salir a correr temprano por la mañana, de noche aún, con frío… Pero sin pasarnos, un punto de locura exagerado nos lleva a lesiones y parones forzados. De todas formas, no te preocupes por nada, si sigues mi innovador plan, no tengas miedo, puedes hacer el loco lo que quieras…

DESDE TRAILRUN