Cómo tratar la ciática desde la fisioterapia - Luis Carlos Díaz Alex
2856
post-template-default,single,single-post,postid-2856,single-format-standard,bridge-core-2.3.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,elementor-default,elementor-kit-1300

Cómo tratar la ciática desde la fisioterapia

Cómo tratar la ciática desde la fisioterapia

Hoy vamos a hablar de una de las patologías más sufridas por una gran parte de la población. Os vamos hablar sobre la ciática.

 

Introducción

Las ciáticas es hoy en día una de las patologías que más se pueden tratar en una consulta de Fisioterapia.

La ciática consiste en un dolor neuropático, irritativo y de difícil control analgésico que puede iniciarse en la región lumbar y recorre la pierna desde el glúteo y la zona posterior del músculo, pudiendo llegar incluso hasta la planta del pie.

Esto tiene un motivo, que en casi todos los casos se repite y que es común. Este caso común al que estamos haciendo referencia son los diferentes hábitos poco saludables que llevamos hoy en día.

Cuando hacemos referencia a hábitos poco saludables, estamos refiriéndonos a que no estamos adoptando buenas posturas de higiene con los diferentes ámbitos en los que normalmente o habitualmente estamos. Un ejemplo que podemos poner es por ejemplo cuando estamos en la oficina, por lo general no estamos bien sentados frente al ordenador. O bien cuando estamos realizando las actividades cotidianas del hogar tampoco adoptamos buenas posturas.

En definitiva, nuestra higiene postural es fundamental para evitar sufrir patologías como la ciática o bien cualquier otra lesión.

 

Suele dificultar  el descanso nocturno y se agrava si nos sentamos o tosemos. Además, provoca alteración de la sensibilidad, sensación de calambre y hormigueo en el trayecto del nervio irritado y en ocasiones puede provocar pérdida de fuerza.

Las causas

La ciática suele aparecer cuando se produce un pinzamiento en el lugar en el que convergen las raíces del  nervio ciático que emergen desde la médula espinal. La contractura muscular, la degeneración discal y la  artrosis lumbosacra son las causas más frecuentes. Otras causas pueden ser la hernia discal, el  estrechamiento del canal lumbar o el síndrome facetario.

Suele afectar a personas sedentarias o con una postura forzada durante largos periodos de tiempo. Las   sobrecargas musculares, la obesidad o el embarazo también son factores de riesgo. En personas de más de  50 años suele estar en relación con la degeneración de los discos y la artrosis de la columna lumbar y en personas más jóvenes puede estar provocada por una hernia de disco.

Prevención

Para prevenirla, debemos evitar la obesidad y el sedentarismo y mantener una correcta higiene postural de la espalda. Para el control del dolor en las fases iniciales, que puede resultar muy limitativo, se emplea tratamiento médico. Se debe realizar reposo unos días e iniciar progresivamente una actividad física suave (terapia en piscina, yoga o refuerzo de la musculatura lumbar).

Debemos volver al especialista si se mantiene o progresa la alteración de la sensibilidad, especialmente en las piernas, para descartar otras causas. El tratamiento quirúrgico se reserva para casos con compromiso radicular mantenido o hernias discales con afectación sensitiva y motora.

 

 

La Fisioterapia va a favorecer la recuperación. Pero no sólo es importante centrarse en la efectiva mejoría, si no que debemos también focalizar el trabajo en prevenir recaídas.
Pero si os parece bien este punto lo tratamos de manera más ampliada a continuación.

 

Tratamiento de Fisioterapia para la Ciática

Los objetivos principales de la Fisioterapia para tratar los casos de ciática fundamentalmente dos. Estos objetivos a los que estamos haciendo referencia son los siguientes:

  • Eliminar la inflamación y el dolor que provoca la ciática.
  • Prevenir las futuras recaídas que se pudieran sufrir.

Para poder cumplir estos dos objetivos tenemos que diseñar un tratamiento completamente individualizada y personificado para paciente. Esto se debe a que hay que tener en cuenta varios factores que rodean al paciente y acomodarnos a su situación y al umbral de dolor que pueda presentar.

Por lo tanto, cuando estemos ante un paciente que sufre ciática es fundamental realizar previamente una exhaustiva exploración física y a continuación observar las pruebas por imagen que el paciente pueda aportar.

Esta exploración física que realicemos nos va a arrojar una gran cantidad de información, sobre todo del grado de inmovilidad o de bloqueo que presente. Así mismo podremos observar que musculatura está afectada.

Una vez realizada la exploración física es el momento de esbozar un tratamiento. Hay que decir que el tratamiento va a ser dinámico. Es decir, el tratamiento de Fisioterapia irá cambiando en función de evolución del paciente.

 

El protocolo general de fisioterapia para el tratamiento de una ciática es el siguiente:

  • FASE AGUDA. Esta fase o periodo es el momento en el paciente presenta el instante más álgido del dolor y del bloqueo articular.

Por lo tanto, el tratamiento y las técnicas que vamos a emplear son los siguientes:

  • Corrientes analgésicas, tales como por ejemplo corrientes TENS o corrientes Megas.
  • Ultrasonido (US).
  • Campos Magnéticos.
  • Calor profundo como por ejemplo Microondas o lámpara Infrarroja.
  • Masoterapia o masaje para relajar toda la musculatura afectada.
  • Movilizaciones pasivas y asistidas de la pierna en el caso que el paciente presente limitación de movimiento en la misma.
  • Movilizaciones y estiramientos de los ligamentos que se vean afectados.

 

 

  • FASE CRÓNICA. Esta fase o periodo va a corresponder cuando el paciente permanece con el dolor durante un tiempo prolongado.

El tratamiento en esta fase va a consistir en realizar las mismas técnicas, pero además podemos añadir o ampliar el siguiente tratamiento:

  • Punción seca.
  • Estiramiento y movilizaciones de la región lumbar.
  • Técnicas Osteopáticas.

 

Una vez que el paciente se ha recuperado es el momento de diseñar un tratamiento para prevenir futuras recaídas.

Para ello se esbozará un tratamiento preventivo basado en:

  • EJERCICOS DE FORTALICIMIENTO. Estos ejercicios van a tener el objetivo de fortalecer toda la musculatura que se ha quedado debilitada por el dolor.

Además, deberemos centrarnos en la musculatura abdominal para crear nuestra propia faja anatómica para descargar la columna lumbar.

Del mismo modo fortaleciendo los músculos conseguiremos que la columna vertebral esté alineada.

  • EJERCICIOS DE ESTIRAMIENTOS. Con los estiramientos conseguiremos que los músculos estén flexibles y por lo tanto evitaremos las contracturas a este nivel.

Pero con estos ejercicios no sólo daremos flexibilidad a los músculos, si no que también trabajaremos sobre los ligamentos.

 

 

  • RECOMENDACIÓN DE EJERCICIOS. En función del estilo de vida del paciente se le recomendará una serie de deportes que se ajusten a él. Pero estos ejercicios que se le aconsejarán siempre serán de bajo impacto.

Bueno, pues hasta, aquí este artículo sobre la ciática y su tratamiento fisioterápico.

Espero que haya sido de vuestro interés y que haya despejado alguna duda que tuvierais sobre esta patología.

En el caso que tengas alguna duda o pregunta puedes formulárnosla en el apartado de comentarios.

Y recuerda compartir este artículo, puede ser de gran ayuda para otras personas.