Cuidado con los dolores cervicales: consejos para evitarlos - Luis Carlos Díaz Alex
1360
post-template-default,single,single-post,postid-1360,single-format-standard,bridge-core-2.3.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,elementor-default,elementor-kit-1300

Cuidado con los dolores cervicales: consejos para evitarlos

Cuidado con los dolores cervicales: consejos para evitarlos

Estos son comunes por mala higiene postural.
Y dá igual si estas muy en forma o haces pesas o vas al gimnasio.
Recientemente un compi de escalada ha tenido qeu acudir al fisio porque no podía apenas levantar la cabeza.
Cuidado!!
Hay que prevenir!!
 

Cómo evitar el dolor cervical

El dolor de cuello es un padecimiento habitual global, sobre todo desde que el empleo de ordenadores y teléfonos móviles se ha normalizado en nuestras rutinas diarias.
Sin embargo, la desinformación y el estilo de vida no sólo impiden bajar las estadísticas de personas afectadas, sino que las aumenta. El autor de Escuela de la Espalda, Ata Pouramini, ha identificado varias costumbres y tics femeninos que producen dolor cervical y que incluso pueden cronificarlo. Ata Pouramini es autor de “Escuela de la Espalda” y “Tú eres tu medicina”.
Girar la cabeza para colocar el flequillo y/o la melena
El latigazo cervical se produce cuando realizamos un movimiento antinatural para las vértebras de la zona, que en este caso consiste en girar en cuello hacia un lado a velocidad. Si este gesto es un tic, es decir, que se repite de continuo y a diario, estamos sometiendo a las cervicales a un trabajo dañino y antinatural en relación a su diseño.
Secar el pelo mojado con movimientos de arriba abajo y hacia los lados
Se produce la misma situación que en el caso anterior, pero agravada por el peso. Si tenemos en cuenta que al mirar el teléfono agachados y en movimiento es como si estuviéramos cargando sobre nuestros hombros un peso de ocho kilos, la suma de peso más movimiento aquí resulta especialmente preocupante, advierte el Pouramini.
Cuidado con pendientes y collares, los complementos pesan
También producen rigidez. No se trata de lo que pesen unos u otros sino de la cantidad de días que los llevemos. Si es un hábito, inevitablemente vamos a tener problemas en el cuello puesto que puede afectar a la zona posterior de la oreja , donde se encuentra el hueso mastoide, y producir tensión en los suboccipitales, la musculatura bajo el cráneo. Todo ello puede desembocar en dolores de cabeza. Lo mismo ocurre con collares y otro tipo de colgantes, como cordones y cadenas. No son ajenos al dolor de cuello y espalda.
Bolsos, el tamaño sí importa
Otro problema de desequilibrio es el que se produce cuando insistimos en llevar un bolso siempre en el mismo lado. De nuevo, la colocación y el peso resultan fundamentales para no cargar la parte alta de la espalda y que esa mala distribución quede repercutida en forma de dolor a través no sólo del cuello de toda la columna. Tanto en el bolso femenino como en el masculino, el peso no debe sobrepasar el 10% del propio del cuerpo. Debe procurarse, además, ir cambiando de hombro para evitar escoliosis y otros desequilibrios musculares menores.
Y, de nuevo, por favor, precaución con los tacones Producen desequilibrio debido a la forma de caminar, al obligar al cuerpo a ir echado hacia delante. La recomendación de Pouramini es evitarlos en la medida de lo posible o vestir los de menos de tres centímetros de altura, con plataformas que nivelen talón y horma.

DESDE SPORTLIFE