maquinaria

Ecógrafo

La ecografía: un antes y un después en la fisioterapia

El buen conocimiento de la anatomía es vital para el desarrollo de una fisioterapia eficiente. Con esta finalidad, la ecografía nos ofrece la posibilidad de estudiar el cuerpo humano de forma exhaustiva y topográfica. Es una excelente herramienta científica que ofrece al fisioterapeuta la posibilidad de validar sus técnicas de tratamiento dotando de rigor científico y preciso a la profesión.

La ecografía es una herramienta muy útil en la valoración de partes blandas (tendon, músculo, bursa, ligamento, tejido celular subcutáneo, visceras, nervios periféricos, vasos sanguíneos…) y cortical ósea con la ventaja de que es más barato y rápido que otras pruebas de imagen tales como la resonancia magnética y que pueden valorarse los tejidos a tiempo real, lo que nos permite realizar inspecciones dinámicas.

Ventajas de la ecografía en fisioterapia

La ecografía es una técnica inofensiva, ya que emplea ultrasonidos.
Con la ecografía se pueden explorar partes blandas (músculos, tendones, nervios o ligamentos) y se puede observar, en tiempo real, la imagen de los tejidos, incluso en movimiento.
Es una técnica complementaria a las usadas habitualmente por el fisioterapeuta que permite visualizar la lesión y la progresión de ésta durante el tratamiento, ayudando a planificar las sesiones y a modificar técnicas en relación a lo que se observe en la imagen ofrecida por la ecografía.