tratamientos

Inducción Miofascial

¿QUÉ ES LA Inducción Miofascial?

La “inducción miofascial” también es denominada “liberación miofascial” y podríamos definirla, de forma muy simple como una técnica de terapia manual, basada en suaves estiramientos y presiones en diferentes zonas del cuerpo con el objetivo de mejorar las restricciones que se producen a nivel de la fascia.

Además, está basada en suaves estiramientos y presiones en distintas partes del cuerpo con el objetivo de mejorar las restricciones que se producen a nivel de la fascia.

Cuando se habla de fascia se refiere al tejido conectivo con alto contenido en colágeno, que envuelve los huesos, músculos y articulaciones, estructuras nerviosas y vasculares, los cuales protegen y mantienen la estructura del cuerpo unido, para darle la forma que tiene.

Además es importante destacar que la fascia puede sufrir acortamiento y endurecimiento, por contener colágeno, y esto ocurre cuando determinadas fuerzas actúan sobre él. Asimismo hay que señalar que el sistema fascial del cuerpo forma una red ininterrumpida en la que la lesión de la fascia puede causar alteraciones en otras zonas distantes a través de distintas compensaciones.

LIBERACION MIOFASCIAL: QUE IMPLICA

Hay que resaltar que la fascia forma vainas para los nervios y vasos, los cuales envuelven diversos órganos y se vuelve especializada alrededor de articulaciones donde se forman o fortalecen algunos ligamentos.

La liberación miofascial implica el estiramiento de la fascia, la cual es una hoja de tejido conjuntivo fibroso que envuelve el organismo que se encuentra debajo de la piel, el cual incluye músculos y grupos de músculos que se encuentran separados por los tejidos, y que además separa estratos musculares o grupos musculares.

También es importante enfatizar que las restricciones dentro del sistema fascial pueden contribuir al dolor y a la disminución de la función.

CUAL ES EL OBJETIVO DE LA INDUCCION MIOFASCIAL

La liberación miofascial está enfocada en los tejidos fasciales que se encuentran alrededor de los músculos. Lo primero que hace el fisioterapeuta es posicionar el área dolorosa ya sea en el extremo de la barrera del movimiento o de forma alternativa en el área de mayor comodidad.

Asimismo es importante señalar que estas sesiones suelen ser largas y pausadas, esto debido a que conseguir que el tejido conjuntivo se relaje es fundamental, pero para ello se precisa del factor tiempo, de tal forma que no se obliga el estiramiento sino que se deja que la estructura vaya cediendo.

INDUCCION MIOFASCIAL: INDICACIONES

Además, esta terapia dirigida a la fascias tiene gran eficacia en aquellos sistemas que afectan al aparato locomotor en el que los diagnósticos son variados como por ejemplo tendinitis, ciáticas, hombro doloroso, dorsalgia y cervicalgias. Aunque de forma concluyente, este tratamiento destaca por su eficacia en algunos pacientes con fibromialgia.

La inducción miosfacial permite valorar al paciente y tratarlo desde un punto de vista global, el cual está relacionado con su problema en general, como por ejemplo en la zona lumbar con el resto de estructura de su cuerpo.