fisioterapia, fisioterapia avanzada, lesiones deportivas, noticias

Lesión de hombro: Guía para la recuperación y tratamiento

Este artículo viene dado porque últimamente estoy bastante dolorido del hombro derecho. Entre otras causas está la escalada, y sobre todo, que he vuelto a jugar al tenis.
Así que ahí va el tratamiento adecuado para cuidar de el.

 

Guía de lesiones 1: hombro dolorido

La rotación externa de la cabeza del húmero y la sobrecarga de los manguitos rotadores causan molestias habituales en nadadores y tenistas.

La consulta

Juego a tenis desde hace muchos años, y desde mi época de cadete arrastraba problemas de hombro, que hace dos años decidí mirarme: tendinitis en el supraespinoso y bursitis asociada. Lo traté y he mejorado, pero esta semana tras dos días de juego, en casa me dio un “hachazo” de dolor haciendo labores domésticas. Jamás había tenido tanto dolor en él. Ahora me pongo hielo varias veces al día, y algo mejora… Me duele por delante, sobre todo al poner el brazo con el codo en ángulo de 90º colgando hacia abajo, con la palma mirando atrás, e intento girar el brazo para poner la palma hacia el suelo. Desde hace unos 2 meses nado 2 veces a la semana, unos 2.500-3.000 metros a la semana, por si también influye.

Respuesta

Por un lado tienes los síntomas del “hombro del nadador” (nadas de forma regular), y por otro el del “hombro del lanzador”, gesto que realizas habitualmente en el saque de tenis, en el que se produce una rotación externa del húmero que somete a una gran tensión al ligamento glenohumeral anterior y esto, tras años jugando al tenis, produce una inestabilidad que afecta al manguito de los rotadores.

Manguito de los rotadores

En el caso de la natación, especialmente en crol, el músculo supraespinoso que tira de forma constante del tendón de los rotadores lo hace muy susceptible a la fatiga y por ello a padecer sobrecargas que cursan con frecuentes inflamaciones del famoso manguito. Además tienes una tendinitis del bíceps, probablemente como consecuencia de esa inestabilidad. La causa de la inestabilidad puede ser un exceso de laxitud ligamentosa derivada de la práctica del tenis o por la falta del tono necesario de los músculos escapulares (rotadores) y del bíceps para contener la cabeza del húmero en su cavidad articular. Primero necesitas reposo, lo máximo posible, y aliviar el dolor con antiinflamatorios.

Tratamiento

Se nota una rápida mejoría aplicando hielo en la parte superior del hombro. Cuando baje la inflamación y remita un poco el dolor, empieza con cuidado un programa de rehabilitación y fortalecimiento de la musculatura que interviene en la dinámica del húmero, con ejercicios de rotación externa e interna del brazo, flexo-extensión y abducción del húmero, sin olvidar la flexo-extensión del codo para solicitar al bíceps.

Ejercicios con gomas para fortalecer el hombro

En todos ellos el trabajo con gomas puede serte útil. Ve incrementando cuidadosamente la intensidad conforme los dolores vayan remitiendo, siendo muy importante el control del retorno de las gomas. Tienes que trabajar el bíceps tanto con la palma de la mano hacia arriba como hacia abajo (supinada y pronada), para descargar tensión sobre el manguito de los rotadores. Es posible que las molestias persistan hasta que tu musculatura vaya ganando fuerza y logres estabilizar la articulación. Recuerda que es necesario realizar paralelamente ejercicios de propiocepción y de elasticidad muscular y tendinosa así como de movilidad articular.