fisioterapia, noticias, salud y bienestar

Nutri-Score y sus carencias en el etiquetado de alimentos: ¿son los refrescos de cola más sanos que el aceite de oliva o el jamón?

Prueba de ello es que esta misma semana el Ministerio de Consumo ha confirmado que el aceite de oliva, joya de la corona de la dieta española, estará exento de este sistema, dado que la clasificación gráfica le hacía un flaco favor al catalogarlo como «C», es decir, como alimento «no muy saludable», con una puntuación de tres sobre cinco.

¿Los refrescos de cola más sanos que el aceite de oliva o el jamón? Nutri-Score y sus carencias

Vuelve a desatarse la polémica sobre la catalogación de la calidad de los alimentos mediante el semáforo Nutri-Score que será de obligatoria implantación el próximo año en España.

 

Después de tres años tras la última polémica desatada por la catalogación que otorgaba a algunos alimentos el sistema de homologación europeo Nutri-Score, algunos medios sensacionalistas han vuelto a incidir en la misma comparación que ya dejó aclarada el Ministerio de Sanidad en noviembre de 2018: ¿es más saludable un refresco de cola sin azúcar que un aceite de oliva virgen extra?

 

El origen de Nutri-Score

En el año 2005, un equipo de investigación de la universidad de Oxford, con el objetivo de regular la publicidad enfocada a los niños y, en particular, al papel preponderante del consumo de algunos alimentos en el desarrollo de enfermedades como la obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y numerosos cánceres, crea el algoritmo en el que se basa Nutri-Score. Enseguida fue aprobado por la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (Food Standards Agency, FSA) y en enero de 2017, tras una serie de estudios comparativos con otros sistemas de etiquetado existentes, Francia adoptó su uso, aunque de manera voluntaria. En abril de 2018 Bélgica, Alemania Países Bajos, Luxemburgo, Suiza, Austria, Portugal, y Eslovenia confirmaron su voluntad de adherirse a Nutri-Score en el menor plazo de tiempo posible y nuestro Ministerio de Consumo tenía previsto implementarlo a lo largo del primer cuatrimestre de 2021 aunque, debido al retraso administrativo que ha provocado la pandemia del Covid-19, se has postpuesto hasta principios de 2022.

Catalogación Nutri Score de los alimentos

 

El funcionamiento del semáforo

Nutri-Score se basa en un grafismo de 5 colores asociados a letras que ordenas en 5 clases la calidad nutricional de un alimento: desde el verde oscuro para la calidad óptima (letra A) hasta el rojo (letra E) para la peor. Se basa en un sistema de puntos que se atribuyen en función de la composición nutricional por 100 g o 100 ml de producto. En su primera escala de valoración se tiene en consideración el aporte nutricional positivo, en el que entran nutrientes como las proteínas, fibra dietética, porcentaje de frutas, verduras, leguminosas, frutos oleaginosos y aceites de oliva… La escala de los negativos agrupa las calorías, grasas saturadas, azúcares simples y sodio. La puntuación final resultante se sitúa entre -15 (mejor calidad nutricional) y +40 (peor calidad nutricional).

El índice Nutri-Score no sirve para comparar alimentos distintos entre sí, sino para comparar alimentos de una misma categoría o un mismo producto de diferentes marcas.

 

Oídos sordos

Desde un principio se vio con claridad que el Nutri-Score se aplicaría solo a productos procesados envasados, por lo que quedan exentos:

  • Los productos frescos: carne, pescado, frutas, verduras y legumbres.
  • Los productos no procesados que solo tienen un ingrediente en su composición: vinagre, miel, aceite, sal…
  • El café, té y las infusiones de hierbas y frutas
  • Los alimentos suministrados directamente (granel) por el fabricante o tiendas de minoristas en pequeñas cantidades (como los platos preparados para llevar).
  • Los alimentos que se venden en envases de menos de 25 cm²: chocolatinas, chucherías, barritas de cereales.
  • Las bebidas alcohólicas.

El índice Nutri-Score no sirve para comparar alimentos muy distintos entre sí, como un dulce y un pescado precocinado, sino para comparar alimentos de una misma “familia” o categoría o un mismo producto de diferentes marcas. Puede también utilizarse para valorar productos de diferentes categorías pero que se consumen en las mismas ocasiones y con la misma finalidad, como por ejemplo alimentos de desayuno o postres.

 

Arrojando un poco de luz

A la vista de estos datos, extraídos de la documentación oficial comunitaria, no entendemos el alarmismo que han desatado los titulares de algunas noticias en las que intentaban comparar nuestro prestigioso aceite de oliva virgen extra (un solo ingrediente) con una bebida de cola (producto procesado con varios ingredientes) ya que esa comparación se aleja radicalmente de la metodología aplicable a los alimentos que serán objeto del nuevo etiquetado comunitario.

Si quieres conocer el etiquetado Nutri-Score de infinidad de alimentos puedes entrar en esta web.

 

DESDE SPORTLIFE