tratamientos

Suelo Pélvico

¿QUÉ ES EL Suelo Pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Se cree que esta estructura tiene forma de hamaca pero esta idea es errónea, debemos más bien imaginarnos un “puente colgante”. En este puente imaginario tendríamos el hueso sacro en un extremo (donde finaliza la columna vertebral) y en el otro lado el pubis. Los “cables suspensorios”, que gracias a su tensión adecuada mantendrían el puente firme, serían principalmente los ligamentos de sostén.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, prolapsos, disfunciones sexuales o dolor lumbar,

Estos unen las estructuras óseas con los órganos pélvicos, que se encontrarían colgando de este puente. Por último, el suelo del puente lo formaría un plano muscular (concretamente el músculo elevador del ano) y una lámina de tejido conjuntivo (es el tejido que en nuestro organismo proporciona sostén, donde encontramos fibras de colágeno ordenadas en paralelo, a modo de lámina; en el caso del suelo pélvico se llama fascia endopélvica).

LA FISIOTERAPIA DEL SUELO PÉLVICO

A diferencia de un puente estático, nuestro suelo pélvico no es rígido, es algo dinámico, que se adapta a nuestro movimiento, a los cambios posturales… y lo hace siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete nuestra vejiga, el útero y el recto dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función.

Para entender cómo nos puede ayudar la fisioterapia en este campo, es importante saber cuáles son las funciones del diafragma pélvico:

  • Funciones de continencia: control de los esfínteres, para una correcta micción y defecación.
  • Función de sostén: mantenimiento de la estática pélvica, esto es, la correcta colocación de las vísceras (vejiga, útero y recto) dentro de la pelvis menor.
  • La musculatura del suelo pélvico es además musculatura postural, actúa junto a la musculatura abdominal amortiguando y transmitiendo correctamente las presiones intraabdominales.
  • Función durante el parto, ya que el suelo pélvico es el último obstáculo que debe de pasar la cabeza del bebé. Los elevadores del ano guían la rotación y presentación de la cabeza fetal; además la falta de relajación ralentiza el expulsivo.
  • Función sexual: el diafragma pélvico es el responsable en gran medida de la erección y del orgasmo.

La fisioterapia pelviperineal o suelo pélvico aborda los problemas que pueden en estas estructuras desde un punto de vista funcional, es decir, los problemas de funcionamiento o disfunciones de la pelvis y el periné tanto en el hombre como en la mujer. Las patologías que se pueden tratar desde esta área de la fisioterapia son, entre otras:

  • Incontinencia urinaria, ya sea de esfuerzo, de urgencia, mixta, o debido a otras causas.
  • Pre y post operatorio en prostatectomía.
  • Incontinencia anal, ya sea a gases, a líquidos o a sólidos.
  • Estreñimiento, hemorroides
  • Prolapso o descenso de órganos pélvicos.
  • Dolor pélvico crónico, dismenorrea (reglas dolorosas), infecciones recurrentes.
  • Tratamiento de cicatrices: cesárea, episiotomía
  • Disfunciones sexuales: vaginismo, anismo, dispaurenia, dolor postcoital.