Cuidado los corredores con la lesión de Condrolomancia en las rodillas - Luis Carlos Díaz Alex
2485
post-template-default,single,single-post,postid-2485,single-format-standard,bridge-core-2.3.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,elementor-default,elementor-kit-1300

Cuidado los corredores con la lesión de Condrolomancia en las rodillas

Cuidado los corredores con la lesión de Condrolomancia en las rodillas

La condromalacia rotuliana es una de las afecciones de rodilla más comunes y, por tanto, muy presente en el día a día del fisioterapeuta.
Puede producirse a cualquier edad, dependiendo del origen de la afección, y consiste en el desgaste, fisura o reblandecimiento del cartílago que aísla de fricción a la rótula y el fémur.
La condromalacia rotuliana es causada especialmente por el debilitamiento del músculo cuadriceps, localizado en la parte de enfrente del muslo, por la forma de la rodilla de la persona o por la posición del pie. Estas condiciones cuando se asocian al exceso de peso y al esfuerzo repetido son los mayores causantes de la enfermedad.

Lesiones en los deportistas: condromalacia en las rodillas

En muchos casos, la condromalacia va ligada a alteraciones biomecánicas y también por sobrecargas en la práctica de deportes de resistencia.

La consulta

¡No me resigno a tener que abandonar el deporte! Tengo las rodillas muy débiles y doloridas y el médico me ha dicho que tengo condromalacia y que tengo que dejar de hacer deporte… Sé que tú has pasado por esto y me gustaría saber cuál es tu opinión y qué me recomiendas hacer y si puedo tomar algo para frenar este deterioro articular.

Respuesta

La condromalacia es una afección frecuente que se produce como consecuencia de la pérdida de las propiedades viscoelásticas, amortiguadoras y protectoras del cartílago que tapiza las superficies articulares. En muchos casos va ligada a alteraciones biomecánicas por lo que se recomienda el uso de plantillas que corrijan los desajustes, y también por sobrecargas en la práctica de deportes de resistencia.

 

Se puede manifestar en tres fases, inicial con Inflamación y reblandecimiento del cartílago articular, una siguiente en la que se aprecian fisuras y una más avanzada con la superficie del cartílago ya considerablemente deformada, y no sé si ese pudiera ser tu caso.
Aprovecho para volver a recordar la “condroprotección”, medidas como la buena práxis deportiva y la obligada higiene postural de tus rodillas evitando posiciones forzadas (estar en cuclillas o de rodillas o sentado mucho tiempo en una misma posición). También te recomiendo la ingesta de complementos alimenticios a base de vitamina E y mucopolisacáridos, cuyo efecto es prevenir la inflamación y nutrir el cartílago, también encontrarás geles con Ácido Hialurónico para aplicarlo mediante masajes. Estudios científicos y mi experiencia me confirman que el aporte de mucopolisacáridos en la dieta ayuda a mejorar el rendimiento articular, no esperes un efecto inmediato, pero si mantenido con el paso de los años.

Tratamiento

Y no olvides que debes realizar un entrenamiento específico para estabilizar y corregir las posibles causas que han producido ese desgaste, entre ellas el acortamiento de los isquiotibiales y gemelos o la debilidad del cuádriceps.

Para las rodillas potencia el cuádriceps primero mediante isométricos y en un arco de movimiento que no te provoque dolor. Todo ello en sintonía con los músculos posteriores, pero de manera selectiva el vasto interno del cuádriceps en los últimos 30º de la extensión.

 

Elastifica toda la musculatura de la parte posterior, los isquiotibiales y el tríceps sural (gemelos y sóleo) que intervienen directamente en la dinámica articular. Haz ejercicios de Propiocepción (con mayúscula por la importancia que tiene) para recuperar los reflejos defensivos que protejan las estructuras de la rodilla ante un mal apoyo o una carga inadecuada. Mediante los ejercicios de equilibrio y desequilibrio a un pie y en diferentes grados de flexión de rodilla se refuerza ese “reflejo de defensa” que a veces está aletargado por la falta de activación. Cuida tus rodillas, nútrelas y haz ejercicios de forma adecuada para blindarlas.